Seleccionar página

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a la sesión «Excelencia en la Justicia: Propuestas», organizada por la Asociación de Búsqueda de la Excelencia (ABE). Los ponentes, todos ellos de primer nivel, se dedicaron a describir desde su punto de vista el escenario actual de la Justicia con el objetivo de realizar propuestas encaminadas a su excelencia. Dña. Isabel Dutilh, abogada, socia de Argali Abogados lo hizo desde la perspectiva empresarial, como demandante de justicia; Dña. Lourdes Garastegui, analizó la Justicia desde su condición de Magistrada, es decir, desde la oferta; Dña. Leticia García Villaluenga, lo hizo desde su condición de experta en mediación organizacional y Dña. María Bacas Malo, socia de Mind The Law, desde su condición de abogada y mediadora empresarial, experta en lo que en el despacho llamamos métodos de gestión del acuerdo que utilizan, entre otras técnicas, habilidades de aquellas que hoy se denominan softskills (para nosotras mainskills).

El mensaje de todos los ponentes tenía un foco claro: los implicados en el sector legal tenemos el deber de evolucionar los recursos y métodos utilizados en la prestación de servicios jurídicos, orientándolos a generar un mayor valor a los clientes y eliminar o mitigar riesgos innecesarios. Ello me llevó a recordar la misión de Mind The Law: orientar la prestación de servicios legales a la cobertura de necesidades reales no atendidas, detectadas en nuestra etapa como demandantes de servicios jurídicos.

Mind The Law es el único despacho cuyos socios (en este caso socias, por una cuestión de pura casualidad) procedemos íntegramente del mundo de la empresa, lo que nos aporta un enorme conocimiento de los entresijos de la gestión de los negocios y de sus exactas necesidades. Por eso decimos que en Mind The Law estamos un poquitito en el futuro. Desde ahí, además de hacer lo de siempre de manera diferente, a través de nuestra marca Smart Legal Tech, promovemos el uso (cabal y prudente) de la tecnología (al concebir el Legal Tech desde la posibilidad de ofrecer soluciones tecnológicas a nuestros clientes que les permiten mejorar sus procesos) y, a través de nuestra marca Mind The Agreement,  ofrecemos y potenciamos los métodos alternativos de gestión del acuerdo como fórmulas que permiten deshacer nudos y formalizar acuerdos queridos (de verdad) por las partes implicadas.

En ese afán de evolucionar la prestación de los servicios legales, hemos diseñado un ciclo de desayunos/taller orientados a la mejora de aquellas habilidades clave en la gestión del conflicto, negociación y mediación.

La primera sesión acaba de tener lugar, con aforo completo (he de decir) y con el foco puesto en la sinergología (disciplina del campo de la comunicación creada por P. Turchet que analiza, interpreta y codifica el lenguaje no verbal no consciente y su coherencia con el lenguaje consciente), de la mano de los expertos Roly Navlet y David Ganuza. En ella hemos tenido la oportunidad de analizar algunos aspectos muy específicos de la comunicación que nos dan información sobre el estado de ánimo, la actitud y la capacidad de recepción de nuestro interlocutor a nuestros mensajes, así como las nuestras propias, para tener conversaciones mas eficientes y de mejor calidad. La realidad es que esta sesión de trabajo nos ha permitido adquirir herramientas que facilitan nuestra forma de relacionarnos y nos ayudan a entendernos. Habrá segunda edición. Avisados quedáis.