Porque en Mind The Law tenemos otro concepto del savoir faire y para que veáis un ejemplo os voy a contar una experiencia que he vivido trabajando aquí.

Era un jueves de noviembre, en el despacho teníamos curso a las 9:30 horas de la mañana, esto suponía que venían 13 personas para asistir a una sesión de Smart Contracts, todo debía de estar perfecto, estrenábamos despacho, mesas, sillas, sala de reuniones, internet, etc. Estrenábamos todo puesto que no hacía ni 3 días que nos habíamos mudado de oficina, llegamos justas a todo (obras, pedidos, etc.) pero llegamos; y eso es una de las cosas que más me gusta del espíritu Mind The Law, que apostamos, arriesgamos y siempre llegamos- y ganamos ?- , pero lo que os quiero contar de mi experiencia es que ese mismo día, tras cerrar la puerta al último asistente y suspirar por haber llegado a todo, llegó una de las socias del despacho, Cristina, y me dijo: -Marta quiero que te cojas la tarde libre, es más, quiero que te cojas la tarde libre para ir al cine y ver la película de Isabel Coixet: La Librería-.

Os podéis imaginar mi cara de sorpresa, cuando salí del despacho, tenía una mezcla de emociones, por un lado, me sentía rara y por otro lado feliz como cuando estabas en la universidad y te decían que se cancelaban las clases porque el profesor no podía asistir. Pues esto igual, sólo que hacía mucho que no vivía ese momento y ni recordaba la sensación, pero en este caso fue distinto, porque Cristina en cierto modo planeo mi tarde insistiendo en que tenía que ir al cine.

Llamé a un par de amigas y las convencí para la sesión, cuando terminó la película- por cierto, muy recomendable-, entendí el mensaje que Cristina quería transmitirme y es que, en concreto esta película versa sobre la tenacidad, constancia y fortaleza, durante los años 50, de dos mujeres decididas a conseguir todo lo que se proponen en una tranquilo pueblo inglés costero y conservador.

¿No os parece una gran idea de vez en cuando hacer un break en tu rutina para coger fuerzas e ir al cine, ver una exposición, teatro, etc.?

Os puedo asegurar que al día siguiente todas en el despacho estábamos super enérgicas y con ganas de retomar nuestra nueva etapa.

Esto es un claro ejemplo de que hacemos lo mismo, pero de manera diferente.

 

“If you want different results, do not do the same things” – Albert Einstein