Seleccionar página

EL INGENIO ES EL COMBUSTIBLE DE LAS START UPS

Quien más o quien menos ha oído hablar hoy del IoT (acrónimo inglés para Internet de las cosas). Aparatos interconectados para nuestra comodidad e incluso para nuestra seguridad, neveras que harán solas la compra, coches que se conducirán solos, casas inteligentes, contratos inteligentes y hasta ciudades inteligentes. Todo nos suena. No lo vemos, pero sabemos que se acerca otra realidad.

Yo creo que no existen límites a la innovación (o al menos a mí se me escapan). Es fascinante. Todos los días leo artículos sobre Inteligencia Artificial, Big Data, IoT, machine learning, etc. que me sorprenden mucho por su ingenio, la capacidad de ver un poco (o mucho) más allá, la capacidad de ser creativos. Hoy, por ejemplo, he leído una noticia sobre IoT, que me ha sorprendido.

Según el cofundador de Jeeva Wireless, empresa con sede en Seattle, protagonista del artículo que hoy comento, el gran reto del Internet de las cosas y la industria de los dispositivos portátiles (wearable devices), tan integrados ya en nuestro día a día, es que la comunicación sin cables tradicional, como el Wi-Fi o el bluetooth sea más barata, y no acorte la vida de las baterías que las conectan, además de lo aparatosa que es. Entiende esta empresa que es necesario un cambio que haga crecer el IoT y las tecnologías relacionadas.

Y de ahí salió la solución que ofrece esta empresa para una conectividad sin cables, que consume menos energía, es más barata y más compacta que cualquier otra hasta ahora, pero en este caso podemos decir que es disruptiva porque recarga dichos dispositivos utilizando solo…¡¡¡aire!!! Hasta ahora era impensable una fuente de energía distinta de una pila, la red eléctrica, cualquier tipo de combustible fósil o incluso energías renovables, pero hasta ahora, que yo sepa, nunca figuró como posible fuente de energía el aire.

Sin ánimo de extenderme demasiado, puesto que os doy el enlace al artículo al final del post (donde se detalla más sobre el funcionamiento), este disruptivo invento es un chip equipado con antenas que no genera su propia señal sino que absorbe ondas de radio y señales de televisión ya existentes y las transforma, multiplicando exponencialmente la eficacia de esa conectividad.

En resumen, para el modelo de economía que se está ya cocinando y que viene para quedarse siento que el activo más valioso para una start-up no es el dinero, que también, sino la creatividad y el ingenio, que es precisamente lo que nos hace ver más allá y ser disruptivos de verdad. Y es ahí y así (con creatividad e ingenio) donde Mind the Law quiere estar a la altura.