La tecnología criptográfica y distribuida que proporciona la Blockchain puede suponer, para algunos, una revolución equiparable a la Internet comercial.

Está de moda hablar de Blockchain, Smart Contracts e ICOs (Initial Coin Offering) como nueva fuente de alegría pero también de riesgos para la continuidad de la labor de los operadores jurídicos. La tecnología de la cadena de bloques permite generar identidades digitales, mantener la integridad y la trazabilidad de las operaciones, todo ello de manera distribuida y privada. Es idónea, por tanto, para la identificación en operaciones pero también para la llevanza de archivos, como lo son los Registros Mercantil y de la Propiedad o los propios protocolos notariales.

http://www.lefebvreelderecho.com/la-blockchain-supondra-la-cuarta-revolucion-industrial